Hola, permítanme presentarme de nuevo.

3 October, 2017

Les escribo este post para decirles algo que llevo mucho tiempo pensado; es hora de cambiar.

Sí, lo dije en plural. Las incluí en mi statement pero en realidad es una invitación de mi parte y espero que ustedes compartan conmigo este sentimiento y ganas de hacer las cosas de una manera diferente.

Hace algunos meses les compartí un post sobre mi estado emocional llamado Así las cosas por acá. Lo escribí empezando el año cuando todo en mi vida se estaba moviendo. En ese entonces tenía miedo y no estaba segura de cómo lidiar con muchas cosas que se estaban presentando, pero afortunadamente ahora todo volvió a caer en su lugar. Bueno, eso es mentira, nada cayó en su lugar y eso es justo lo que me salvó.

Fueron muchas las circunstancias en mi vida las que me llevaron a sentirme como me sentía y ahora, vistas con distancia, las entiendo mejor. No soy quien estaba pretendiendo ser; soy una mujer mucho más compleja y profunda de lo que estaba mostrando.

Yo soy Kalinda, una mujer de nombre poco convencional criada por una mamá soltera de California. Crecí en Playa del Carmen, cuando era todavía un pueblo pesquero de playas vírgenes y negocios familiares y no el monstruo turístico que es desde hace ya muchos años y que cae tan mal a los que lo conocimos en sus buenos tiempos.

Me educaron en un ambiente muy hippie y siempre estuve rodeada de personas de todo tipo, teniendo experiencias poco convencionales desde muy chiquita. Mi mamá es mística/esotérica y su casa es un centro de reunión para personas que se dedican a la sanación alternativa: tarotistas, astrólogos, acupunturistas, limpiadores de auras, etc. Creo que no fui a un doctor tradicional hasta que fui adulta y hasta la fecha me generan cierto sospechosismo, a decir verdad.

De chica, mi sueño era ser bailarina, pero cuando llegué a la edad en la que tenía que estudiar de manera más profesional no había dónde entonces terminé dejándo la danza con mucho dolor y tirándome a la fiesta por unos buenos años. Supongo que el alcohol fue una especie de luto.

Después me fui a vivir a la Ciudad de México para estudiar fotografía y por casualidades de la vida terminé siendo conductora de televisión en un canal llamado Telehit. Nunca fue mi sueño. De hecho, yo ni sabía que existía ese trabajo, y nunca me hubiera imaginado que yo terminaría haciendo televisión. Era demasiado hippie para ese cotorreo. Pero bueno, me adapte y jugué ese papel por muchos años.

Me casé con Bibi cuando los dos teníamos 23 años y ahora, cuando lo platicamos, nos parece una locura pero en su momento nos sentimos listos y enamorados. Ahora sabemos que fue la mejor decisión de nuestras vidas. Resultó ser que yo era hippie/liberal por fuera pero tradicional/conservadora en mis adentros, jajaja.

En fín, nos les voy a contar cada uno de los capítulos de mi vida porque me queda claro que eso les resultaría muy aburrido pero les quería hacer un resumen de quién soy para que entraran en contexto de porqué la vida me sacudío tan violentamente para obligarme a despertar y regresar a mi verdadera naturaleza.

En un principio, quise tener un blog para poderles compartir partes de mi vida porque sentía que ser conductora de televisión no me estaba dando esa posibilidad y cada vez más sentía la necesidad de expresarme.

Les voy a decir la verdad, yo nunca quize ser blogger.

Honestamente no me importa tener los zapatos que están de moda, ni ser “amiga” de las IT girls; no quiero ir a los eventos de mil marcas internacionales para “conocer la nueva colección”, y mucho menos creo que un labial te va a cambiar la vida.

No critico ese estilo de vida pero no es algo que resuena conmigo. Ya no.

Claro que me gusta la moda y la belleza pero no desde ese punto de vista. Soy una mujer curiosa; me gusta leer sobre nutrición, cocinar con ingredintes que nutren a mi familia,  conocer marcas locales y diseñadores que están haciendo su propio rollo, probar cremas y tratamientos naturales y, por supuesto, AMO maquillarme.

Me he dado cuenta que la belleza es mucho más que ponerte una sombra que vaya con tu tono de piel o encontrar el labial de textura perfecta. La belleza es la manera en la que te relacionas con el mundo. Es lo que comes, la ropa que eliges comprar, las marcas que decides apoyar, los cosméticos que consumes. Es encontrar tu centro como mujer y desde un estado de mayor aceptación y paz interior proyectar tu verdadero “yo” al mundo.

Les platico todo esto para que sepan que este blog va a cambiar un poco. Los temas van a ser los mismos pero los contenidos van a tomar otro giro. Quiero que juntas podamos descubrir maneras más interesantes, saludables, responsables y conscientes de vivir nuestra vida.

Para mí, lo más importante es tener un espacio informativo en el que ustedes encuentren contenido valioso. Les prometo que cada post va a tener una razón de ser y llevará detrás mi tiempo, dedicación y amor.

Mi blog siempre ha sido una extención de mi persona y ahora más que nunca les quiero compartir quién soy: una mujer que busca llevar una vida congruente, saludable y consciente.

Yo ya sé de muchísimas cosas que les quiero contar pero siempre me encantan sus ideas. ¿De qué quieren hablar?, ¿qué quieren saber de mí?

Por ahora me despido y les mando besos gigantes a todas.

K

Comparte este post Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
0 comment

Related posts

Leave a Comment